Talento Joven CV – Bankia – Levante-EMV » Cultura

Pablo Andrés Mastromanno

Categoría: Cultura

“El punt de partida”

Mi nombre es Pablo Andrés Mastromanno, nací en Alcalalí (Alicante) y me inscribo en esta VIII edición de los premios TALENTO JOVEN CV para presentaros el proyecto más grande que he llevado a cabo hasta este momento de mi vida.

Pero antes de contaros más sobre él, me gustaría hacer un breve recorrido sobre mi trayectoria personal hasta la fecha. Y para ello escogeremos como punto de inicio, abril de 2013, concretamente, mi 18 cumpleaños.

Por aquel entonces Pablo era un adolescente que tenía muy claro su objetivo. Ir a vivir a Madrid y estudiar ingeniería de telecomunicaciones en la UPM. Una idea que le habían introducido en su mente sin él haberse percatado. Y cabezota, buen Tauro, consiguió su propósito. En septiembre era alumno de teleco. Pero esto duró poco, ya que, en su interior, él sin saberlo, tenía clara cual es realmente la pasión que hace que se le revoloteen todas las mariposas en su estómago. A la que no le importaría dedicar las 40h que tiene un día, incansablemente.

Esta pasión, y ahora dejo la 3a persona, mi verdadera pasión:

La música y todo lo que esta conlleva.

La suerte llamó a mi puerta en febrero de 2014, cuando realicé unas pruebas para ser teclista de un grupo, que por aquel entonces, estaba empezando a aparecer. “Sweet California” la girl band con más trayectoria que ha dado este país. Junto a ellas pude soñar durante dos años recorriendo todas las ciudades españolas, todas las plazas, escenarios importantes y la mayoría de teatros. Y al mismo tiempo, sumé experiencias con mi segunda familia “Bromas Aparte” un grupo de Madrid, de aquellos que quedan pocos. Con los que pude cumplir otro sueño más de mi lista, viajar a México para hacer una mini-gira de 10 días, además de grabar muchas canciones y convivir con ellos día a día.

Sin duda, no podía tener una vida más llena de experiencias a los 20 años. Me comí el mundo y en su momento cerré esta etapa con un sabor de boca inmejorable.

Ahora, tras 5 años de trabajar en una empresa del sector moda, formando parte de su equipo directivo, encargándome de la parte de expansión de la empresa (desde la gestión de las tiendas, su logística y la dirección del personal) estoy por fin donde quiero estar.

Estudiando 1º de composición en el “Conservatori Superior de Música de València Joaquín Rodrigo”.

Sin duda, ha sido para mí el mayor logro a nivel personal. Empezar a formarme en mi verdadera vocación. Ya que, para mi persona, es inconcebible la vida sin música. Sin sentarme al piano a expresar lo que llevo dentro. Ya sea, para desahogarme, para tranquilizarme, liberarme, soñar o incluso, porque no, reírme.

Mi instrumento principal es el piano, pero también tengo formación en saxo y percusión. Lo que hace que pueda tener una visión bastante amplia de la música. Ya sea a nivel melódico, armónico y rítmico.

Y ahora, después de este breve recorrido por mi trayectoria musical. Me gustaría hablaros de la locura que rondó mi cabeza en septiembre del año pasado (2019) y que en febrero de 2020 ya era una realidad. En esta maravillosa locura está plasmada toda mi educación ya sea a nivel musical, académica y personal.

“He escrito un musical” les decía a mis amigos con la emoción a flor de piel.

Este se iba a estrenar en agosto de 2020. Pero no pudo realizarse por la pandemia que tanto nos ha afectado en el sector cultural.

Es un proyecto que no solo nació de mí. También nació de la ilusión de la gente de mi pueblo. Y se escribió con el pretexto de celebrar, que ya hace 1000 años que se habitan las tierras que ahora llevan por nombre Alcalalí.

En escena 16 artistas de diferentes edades, la idea era que todas las generaciones quedasen representadas. Músicos profesionales y el cuerpo de baile. Y encargándose de que no exista posibilidad de error, un cuerpo técnico y de producción de 12 personas. Todas ellas, excepto los técnicos y músicos, gente de Alcalalí. Aficionada al teatro, a la música y/o al baile, o simplemente con ganas de trabajar todo un año para llevar a cabo este proyecto.

En resumen, un proyecto lleno de cariño e ilusión que iba a sacudir a toda la Marina Alta, nuestra comarca, realizado por gente del pueblo para mostrar de lo que son capaces simplemente juntando esfuerzo e ilusión.

El musical lleva por nombre: “ALCALALÍ – El punt de partida”.

En él se tratan temas de actualidad, y se representan los tabúes que atacan hoy en día a nuestros jóvenes en los pueblos. Y paralelamente se representa la forma de ser de los habitantes de Alcalalí y su idiosincrasia.

«Laura una joven que se siente atrapada, por no poder desarrollar sus capacidades musicales, en una población que carece de oportunidades, decide junto a sus amigos viajar a la ciudad en busca de una productora que les ayude a alcanzar su sueño. En el viaje consiguen que les escuche Vittorio, asesor de Sílvia, la directora general de una gran productora a nivel nacional. Sílvia viaja a Alcalalí donde organizan un casting para seleccionar a la gente capaz de participar en un espectáculo. Pero Sílvia más que juzgar sus actuaciones, juzga a la gente por su físico, manera de ser o de comportarse. Destruyendo de esta forma toda la esperanza de Laura y del resto del pueblo de conseguir su sueño. Sueño que finalmente lograrán cumplir sumando las fuerzas de cada una de las personas del pueblo, sin necesidad de ayuda externa”.

El musical realmente hace apología al proyecto en la realidad y quiere demostrar a la gente que en los pueblos también hay vida y así favorecer a la no-despoblación.

Después de haberos presentado mi gran proyecto hasta el momento. Me gustaría decir que me presento a este concurso para poder terminar de estudiar al menos los 4 cursos de composición sin tener que renunciar a mi sueño por dificultades económicas. Así que me gustaría llevarme el premio para poder terminar de formarme y así poder llevar a cabo proyectos tanto o más interesantes como el comentado anteriormente.

“El punt de partida”, mi punto de partida. Estar donde soy yo y poder dar todo de mí para poder compartir mi emoción, mi yo más puro, con todo el mundo y haceros partícipes invitando a que vuestras emociones viajen junto a mi música más allá de lo terrenal.

Gracias por dedicar vuestro tiempo a conocer mis sueños.

La votación ha finalizado ¡Gracias por tu interés!