Talento Joven CV – Bankia – Levante-EMV » Ciencia

Verónica Lloréns Rico

Categoría: Ciencia

Mi nombre es Verónica y soy una científica valenciana, actualmente trabajando como investigadora postdoctoral en la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica (KU Leuven), donde estudio la relación entre la microbiota intestinal y el cáncer colorrectal. Además, como consecuencia de la actual pandemia del coronavirus, me he incorporado a un equipo multidisciplinar de científicos que trabajamos para entender mejor todos los factores de riesgo que afectan al desarrollo de la enfermedad COVID-19 y así poder mejorar los tratamientos existentes. En mi caso, he estudiado el papel de la microbiota pulmonar como un posible factor de riesgo, y en las próximas semanas esperamos enviar los resultados de nuestra investigación para su revisión y publicación en una revista científica.

Mi carrera investigadora comenzó durante mi formación universitaria. Cursé una licenciatura en Biotecnología en la Universidad Politécnica de Valencia entre 2007 y 2011, y durante ese tiempo, realicé una estancia de investigación en el Instituto de Biología Molecular de Barcelona gracias a una beca JAE de Introducción a la investigación. Además, realicé otra estancia en el departamento de Bioinformática y Genómica del Centro de Investigación Príncipe Felipe, durante la cual llevé a cabo mi trabajo final de carrera bajo la supervisión del profesor Joaquín Dopazo. En mi proyecto desarrollé una herramienta bioinformática para analizar listas de genes con diferentes mutaciones y predecir cuáles de estos genes pueden tener un papel relevante en el desarrollo de enfermedades raras. Este trabajo fue galardonado en los XIV Premios Bancaja-UPV como uno de los mejores proyectos fin de carrera realizados en empresa durante el curso 2010-2011.

Durante la licenciatura pude realizar prácticas tanto en grupos experimentales como de bioinformática y análisis de datos, algo que me llevó a querer compaginar ambas facetas en mi carrera investigadora. Por ello, me interesé por el campo de la biología de sistemas, un área multidisciplinar que combina la experimentación en biología y generación de datos cuantitativos con el análisis de datos y modelado matemático, para poder entender procesos biológicos complejos. Así, tras finalizar la licenciatura y recibir una beca de postgrado de la Fundación La Caixa, cursé un Máster en Biofísica en la Universidad Autónoma de Madrid, con el que pude ampliar mis conocimientos matemáticos y de modelado.

Tras el máster, realicé mi doctorado en el Centro de Regulación Genómica de Barcelona, en uno de los grupos más punteros en biología de sistemas en España, bajo la supervisión del profesor Luis Serrano y la doctora María Lluch Senar. Durante mi tesis, estudié cómo una bacteria modelo, Mycoplasma pneumoniae, utiliza diferentes mecanismos para responder correctamente a cambios en su entorno, activando o desactivando la expresión de sus genes como respuesta a diferentes perturbaciones. Estos mecanismos son muy variados, pero lo más llamativo fue descubrir que los llamados factores de transcripción, proteínas que se unen al ADN en regiones específicas para activar o reprimir la expresión de determinados genes, y que en otras bacterias tienen un papel central en la regulación de la expresión génica, en Mycoplasma tienen solo un papel menor. En su lugar, cobran mucha importancia otros mecanismos como la propia organización del genoma y la posición de los genes en la molécula de ADN. Además, durante mi doctorado iniciamos una colaboración con científicos de la Universidad de Stanford, donde realicé una estancia de investigación de dos meses, para realizar un modelo matemático completo de la bacteria Mycoplasma pneumoniae, incluyendo todos sus procesos biológicos y los resultados obtenidos en mi tesis. Este trabajo me valió un premio extraordinario de doctorado, así como el Premi al Jove Investigador de la Societat Catalana de Biologia en 2018.

Durante la tesis, estudié cómo una bacteria respondía a ciertas perturbaciones realizadas en el laboratorio, lo que hizo que me interesara por estudiar cómo diferentes bacterias interactúan entre sí y con su entorno en hábitats más complejos. Por ello me fascina el campo de la microbiota humana y, desde que empecé mi etapa postdoctoral en la KU Leuven, investigo en este área. Concretamente, trato de entender cómo la microbiota intestinal puede afectar al desarrollo de cáncer de colon, especialmente en sus etapas más tempranas. El cáncer colorrectal es el tercer tipo de cáncer más común a nivel mundial y uno de los que más muertes ocasionan. Además, es uno de los cánceres que peor responde a tratamientos con inmunoterapia, por lo que es de vital importancia entender todos los aspectos de esta enfermedad, incluido el papel que ejerce la microbiota en el desarrollo del tumor. Para ello, investigo qué bacterias aparecen o desaparecen en la microbiota cuando se empiezan a desarrollar las lesiones pretumorales, llamadas pólipos o adenomas, además de qué funciones están realizando estas bacterias y cómo interaccionan entre ellas y con su hospedador, especialmente con el sistema inmunitario. Para poder responder a estas preguntas, estoy desarrollando herramientas experimentales para poder estudiar con mayor resolución la expresión de los genes de la microbiota, así como herramientas bioinformáticas que ayudan a procesar e interpretar los datos que generamos en el laboratorio. Para desarrollar estos proyectos he obtenido dos becas de la Fundación para la Investigación en Flandes (FWO), así como financiación adicional del Instituto Flamenco de Biotecnología (VIB). Espero que en los próximos años los resultados de esta investigación nos ayuden a entender mejor las primeras etapas en la formación de tumores, para poder desarrollar tratamientos más específicos y eficaces contra este tipo de cáncer.

Además de investigar, durante mi carrera he realizado diferentes actividades de divulgación y concienciación acerca de la importancia de la ciencia, participando en diversos “Open Day” durante mi doctorado y mi postdoc. También he participado en varias ocasiones en la iniciativa 11 de Febrero del día de la mujer y la niña en la ciencia, dando charlas sobre mi carrera científica a estudiantes de secundaria y bachillerato. Creo firmemente que estas actividades son imprescindibles para acercar lo que hacemos a la sociedad, en especial cuando hacemos “investigación básica” y las posibles aplicaciones son difíciles de apreciar a corto plazo.

A lo largo de mi carrera he obtenido diferentes reconocimientos en forma de premios o becas, pero recibir uno de los premios Talento Joven me haría especial ilusión al ser un reconocimiento de mi tierra, precisamente en un momento en el que me encuentro investigando en el extranjero. Además, un reconocimiento así podría abrirme puertas en un futuro próximo para poder regresar a Valencia en una nueva etapa de mi carrera investigadora, donde me gustaría poder seguir haciendo ciencia liderando mi propio grupo de investigación.

La votación ha finalizado ¡Gracias por tu interés!