Talento Joven CV – Bankia – Levante-EMV » Acción Social

Adrián Ferrer Migueles

Categoría: Acción Social

En plena crisis del Covid-19, 4 jóvenes valencianos nos juntamos para crear otra forma de acción social; Adrián, Beatriz, Jorge y Enrique.

– Adrián Ferrer, periodista y técnico audiovisual de profesión, fue diagnosticado con Leucemia Linfoblástica Aguda en diciembre de 2018, a sus 28 años. Tras someterse a un trasplante de médula de un donante anónimo, decide apoyar la causa que le salvó la vida.

– Beatriz González, veterinaria de profesión, se encuentra actualmente en remisión completa de un Linfoma de Hodkin, después de un trasplante de médula autólogo. A través de este proyecto le encantaría poder ayudar a otras personas que estén pasando por esta situación.

– Jorge Marín fue diagnosticado con Leucemia Mieloblástica Aguda en 2013, cuando tenía 19 años. Actualmente, ha finalizado la carrera de Arquitectura, se encuentra cursando un Máster y ejerce como voluntario.

– Enrique Moreno, psicólogo de Asleuval que trabaja en el ámbito de la psicología clínica y la psicooncología. Tras años de experiencia ofreciendo apoyo psicológico, decide embarcarse en un proyecto que atendiese las necesidades de las personas jóvenes que padecen una enfermedad oncohematológica.

Proyecto Idún pretende ser un espacio de encuentro para jóvenes entre 18 y 35 años que tengan alguna relación con las enfermedades oncohematológicas, bien como paciente, bien como familiar, o por sensibilización con el tema. Nuestro objetivo es doble, En primer lugar dar apoyo y soporte a las personas jóvenes por medio de personas de su edad que comprendan sus gustos, necesidades y preocupaciones. Nuestro segundo objetivo, pero no menos importante, es el de promocionar la donación de médula, un proceso tan desconocido como necesario.

En el año 2018, la REDMO decide rebajar la edad máxima de donación de médula de 55 a 40 años. Esta decisión se toma debido a que los estudios realizados en pacientes trasplantados muestran que la probabilidad de éxito aumenta notablemente cuando el donante es menor de 40 años. Es decir, se hace más necesaria que nunca la participación de los jóvenes y su conocimiento de este proceso. La mayoría de organizaciones de pacientes, como es lógico, están dirigidas por personas de mayor edad, con las dificultades que ello entraña para conectar con la gente joven. Por eso hemos decidido crear este proyecto.

Nuestra misión es que los compañeros comprendidos entre 18 y 35 años que padecen una enfermedad oncohematológica y sus familiares sientan el aliento de apoyo y solidaridad del proyecto, mediante el contacto directo con el paciente hematológico y sus seres queridos, la concienciación social a jóvenes candidatos para la donación de médula ósea y/o cordón umbilical y la organización de eventos con el fin de recaudar fondos para esta misma entidad. La visibilización del paciente joven y la mejora de su calidad de vida son los objetivos que guiarán cada uno de nuestros movimientos.

Todos los proyectos que se presentan a este certamen son, sin duda, magníficos y harán de este mundo un lugar un poco mejor, demostrándose que los jóvenes tenemos mucho que aportar a la sociedad. No obstante, si tenemos que elegir una razón para que nuestro proyecto resulte ganador es el hecho de que, literalmente, puede salvar vidas. Al aumentar el número de donantes jóvenes se incrementa de forma exponencial la posibilidad de que un trasplante de médula resulte exitoso. Por ello buscamos una nueva forma de concienciar a los jóvenes y explicarles, de forma atractiva, que el mundo nos necesita. Es hora de que demos un paso adelante.